Balance Trainer


Esta modalidad fue diseñada en el año 1999 por David Weck y en la actualidad es una de las técnicas de fitness más practicadas.

Su nombre, del inglés Both Side Up, se debe a que, a la hora de realizar los ejercicios, esta semi esfera de 65 o 45 centímetros de diámetro puede utilizarse por ambos lados. Es decir, por su parte cóncava, así como por la plana, la cual es antideslizante. Suelen estar realizados en látex y son capaces de aguantar el peso de personas de hasta 140 kg.

El éxito y la clave de este ejercicio radican en el equilibrio, ya que, al realizar el entrenamiento sobre una base inestable, conseguimos tonificar parte de nuestra musculatura, principalmente la de la zona abdominal. Por todo ello puede usarse tanto en entrenamientos cardiovasculares, Pilates, yoga e incluso para rehabilitación de lesiones.

A la hora de hablar de los beneficios de este tipo de ejercicios, hay quien distingue entre las mejoras que produce en el plano físico y en el psicológico.

Los principales beneficios físicos se consiguen debido a que su práctica se realiza sobre una superficie inestable. Dichos beneficios, entre otros, serían los siguientes:

  • Tonificación del cuerpo en general y aumento de la resistencia muscular a través del fortalecimiento de la musculatura de la zona abdominal, pélvica, piernas, pies, tobillos, glúteos, espalda y tronco.
  • Mayor y mejor elasticidad, flexibilidad, agilidad y coordinación.
  • Al mejorar nuestra postura, ayuda a la prevención y recuperación de lesiones y evita dolencias en las zonas lumbar y cervical.
  • Puesto que se trata de ejercicios aeróbicos, contribuye a la pérdida de peso.

En lo que al plano mental se refiere, como la mayoría de los ejercicios físicos, también incrementa la secreción de endorfinas, lo que favorece notablemente nuestro bienestar general. Además de ello, reduce el estrés y mejora nuestra capacidad de concentración. Tiene como finalidad tres objetivos básicos:

Control postural: partimos de la percepción de la propia posición y trabajamos para conseguir mejoras en nuestro equilibrio corporal y en el balance de los músculos, evitando así las dolencias derivadas de la adopción de posturas incorrectas.

Mejora cardiovascular: estos ejercicios favorecen la pérdida de peso. A través de actividades aeróbicas aumentamos la fuerza de nuestros músculos y nuestra resistencia.

Potenciar el equilibrio: al igual que en el caso del control postural, mejoramos el balance muscular de nuestro cuerpo y conseguimos que todos los grupos musculares trabajen de manera equilibrada.